Este sitio fue creado para aquellas personas que deseen contar experiencias y situaciones que pasaron en su vida, ya sea para recibir consejos, comentarios, opiniones o para dar un mensaje de esperanza.

Si deseas compartir tu historia, primero debes registrarte.

Despertar sexual

Lo que les cuento ahora me ocurrió cuando cumplí los 13 años.
Era yo un chico tímido de mediana estatura muslos y pantorrillas gruesas pecho ancho y fuertes brazos, pelo castaños y ojos café.
Con mis primos comenzamos a ver la revista porno que mi tío escondía en el cajón de su cómoda, ellos siempre estaban solos en casa, solíamos jugar mucho futbol a las luchar en las camas, en verano nis quitabamos las poleras y zapatillas por el calor. Tanto mirar chicas desnudas, comencé a desear estar con una chica, pero lo veía tan lejano, por lo tímido que era.
Ya desde el año anterior me masturbaba, pero de una forma muy extraña, cuando me iba dormir me acostaba desnudo en mi cama de guata y restregaba mi pene por las sabanas con gran intensidad hasta que un dia eyacule y moje la sabana, con mi cuerpo aun excitado me colocaba sobre lo mojado para que se secara durante la noche esta forma de masturbarme me excitaba más que hacerlo con la mano en la ducha.
Compartía mi pieza con mi tía abuela y un hermano menor, que o no se daban cuenta, o simplemente se hacían los tontos.
Yo me sentía en la gloria y mi sabana cada vez estaba más pegajosa, ya que comencé a hacerlo todas las noches. Pensé que mama me diría algo cuando lavara mis sabanas, pero nada. Pronto cambie de estrategia, ya que me incomodaba acostarme sobre la sabana mojada y empecé a colocar una vieja polera bien extendida para no mojar la sabana, y así continúe por meses, en la mañana escondía la polera bajo el colchón.
Pero mis calenturas me llevaron a querer hacer más cosas intrépidas.
Comencé a salir solo a un parque cerca de casa que estaba en remodelación semi abandonado. Tenía la obsecion de exhibir mis genitales al aire libre, pero sin que me vieran, supongo yo que era por ver tantas chicas desnudas, si ellas podían porque yo no ?.
En el parque comencé por quitarme la polera y solo andar en pantalones cortos ya solo eso me excitaba, pero quería más.
Me colgaba de una rama de los arboles ya sea de mis brazos o mis piernas semi desnudo en lugares apartados y solitarios, mi excitación era tan fuerte que eyacule mojando mi pantalón y ropa interior. Quería hacerlo mismo pero totalmente desnudo, con los pantalones cortos pasaba desapercibido, pero desnudo y con la polla dura era todo un reto para mi. En más de una ocación gente que me veía, solo reian al ver a un chico jugando en los arboles semi desnudo. Una vez subí por el árbol, me quite toda la ropa, y la deje en una rama y seguí subiendo hasta llegar a la copa y espere a que alguien pasara cerca para sentir la excitación, pero esa tarde había menos gente y nadie parecía estar cerca. Mi polla estaba durísima, no era muy grande, pero tampoco chica, casi me media 2 puños. Paso un buen rato y quise hacer algo más osado antes de irme a casa. Comencé a bajar tome mi ropa en el camino la tire al piso, me senté en la rama más próxima al suelo,con mis piernas colgandoy mi polla aun dura,dura me puse a correrme la paja, unos momentos, ya me disponía a saltar, desnudo a tierra y justo siento unas risitas chillonas, eran dos chicas que me estaban observando en frente de mi!! .
Quise tomarme de alguna rama para evitar el salto, pero en mi torpeza y envuelto en nerviosismo y casi en pánico me cai del arbol
,dando un fuerte grito. Al caer apoye mis 2 palmas y rodillas al piso quedando boca abajo rompiendo mi labio superior. Las chicas corrieron asia mi rápidamente trate de tomar mi ropa y correr pero no alcance ni a tomar mis cosas y ellas ya estaban junto a mi yo aun sentado en el suelo sobre mis nalgas desnudas y queriendo inútilmente de tapar mi desnudez.
Entre risas me preguntaban si estaba bien, yo agachado con la cara hacia el piso veía escurrir mi sangre de mis labios por mis muslos solo pude quedarme inmóvil, abrazar mis piernas y cerrar mis ojos y desear que esto no estaba ocurriendo.
Una de las chicas se agacho junto a mi me tomo un hombro y con la otra mano de la barbilla y me levanto la cabeza exponiendo mi total desnudez. Sangras mucho exclamo, como tratando de hacerme sentir mejor, ambas tenían entre 16 y 18 años, la otra chica me paso mi ropa, mientras la primera con un pañuelo que tenía al cuello trataba de limpiar mi rostro lleno de tierra, yo con torpes y nerviosos movimientos trataba de ponerme los pantalones. Aun en esa situación incomoda mi polla permanecía erecta, comencé a tener espasmos nerviosos y me temblaba la barbilla.
Ellas igual se pusieron nerviosas y trataron de calmarme y me cubrieron con mi polera y un chaleco que tenían, me obligaron y me tendieron en el piso de espaldas, yo estaba a punto de llorar, sobre todo cuando decían pobrecito niño que intentabas hacer ?. Al sentirme cubierto pronto empecé a calmarme más aun, que ambas me hacían cariño en mi cara y manos.
Ya más calmado me senté con la ayuda de ellas y me puse mi pantalón corto, al cabo de unos minutos luego de permanecer con la cabeza agachada mirando al piso y sin dejar de acariciarme, ahora mi espalda y cabeza, ellas me pusieron la polera y me ayudaron a ponerme de pie, una se agacho recogió mi bóxer y me dijo .-toma con una linda sonrisa, yo lo tome y rápidamente lo guarde en mi bolsillo y volví agachar la cabeza una de ellas me tomo de la barbilla y me dijo en tono suave.- hey cálmate aquí no paso nada .-tranquilo dijo la otra.
Yo aun no emitía palabra alguna, comenzamos a caminar casi sin pensarlo, sin rumbo con una chica a cada lado, .-me llamo Emma dijo una y .-yo Beatriz me dicen vea dijo la otra .-y tu ? .-como te llamas ?, yo con la vista al piso aun caminaba cabizbajo sin responder .- ya chico reacciona me decía la vea sonriendo amigablemente a lo que yo respondí con una sonrisa tímida, nos sentamos en una vieja banca y comenzamos a reír y charlar de lo ocurrido con una chica a cada lado. Hasta que de pronto y siguiendo un impulso puse cada una de mis manos en sus muslos y sonreí con picardia.