Este sitio fue creado para aquellas personas que deseen contar experiencias y situaciones que pasaron en su vida, ya sea para recibir consejos, comentarios, opiniones o para dar un mensaje de esperanza.

Si deseas compartir tu historia, primero debes registrarte.

Tocar muy hondo

Algunos necesitamos tocar muy hondo para lograr volver a vivir de una mejor manera. Hay situaciones que nosotros mismos creamos ; somos consecuencia de nuestros propios actos, no de un destino....sino de que cada acción genera una consecuencia y algunas veces esa consecuencia nos cambia la vida para siempre.
Pensamos que somos invensibles; que viviremos un largo tiempo , pero lo que no sabemos es que la vida se nos puede ir en un segundo y para siempre.

Ojalá todos tuviéramos la oportunidad para cambiar el rumbo; o pudiéramos escuchar historias que nos permitieran tener una mejor vida; que no necesariamente tengamos que sufrir un dolor tan verdadero que te paraliza el alma. Es esto lo que me gustaría lograr en quien lea mi historia; que pudiera ser un manual muy básico para ser felices; aprovechar el tiempo; amar hasta los huesos y agradecer por estar vivos!!

Era una noche particularmente triste; se muy bien que tenia mucha pena, por todo, por sentirme sola, por estar sola; por no tener éxito; por no ser amada; por ver fantasmas; y por estar por enésima vez con un mal amor, de esos que poco te han aportado, por breves segundos te ha hecho feliz, por saber objetivamente que no eres importante para el otro. Pero no se trata de una amor de verdad, se trata de algo tóxico; destructivo y sin ninguna pisca de felicidad, salvo la inventada.
No recuerdo bien por qué salí, ni que quería hacer, estaba como obsecionada en correr, ir a no se donde, solo ir.
Equivoqué el camino, y esa mala decision, cambiaria mi vida para siempre.
Estaba segura de ir bien; habia mucha neblina y comencé a sentir un miedo paralizador, como que me agarraran del cuello para detenerme; quedé congelada, algo vi que me hizo cambiarme de pista, algo me alertó en que el camino terminaba....fueron segundos en BLANCO; abrí mis ojos y el airbag cubría mi cara; y las luces de un automovil me encandilaban, y despertaria despues de 30 días, sin saber qué habia pasado; ahi comenzó mi viaje