Que hacer?

Todo inició un domingo no recuerdo la fecha pero si recuerdo perfectamente lo que sucedió ese domingo.
Era mi turno de acompañar a mi mamá a la iglesia. Llegamos y mi mamá se quedó afuera mientras iniciaba la misa, yo entré y vi a mi nueva compañera de la escuela estaba en charlas para la confirma y entre sus compañeros estaba él con otras personas pero sólo me fijé en él. Sentí que el tiempo se detuvo y me pareció que era lo más lindo del mundo, le pregunté su nombre y me lo dijo "Fabricio" que nombre tan perfecto . Desde entonces lo veía sin que él se diera cuenta, fue un amor tímido, silencioso casi invisible. Ese año nos unimos en una actividad de la iglesia por navidad y fue esa la primera vez que me habló, yo estaba emocionada cruzamos unas 10 palabras y yo sentí que podía reconocer una parte de mi en él y una parte de él en mi; puede parecer exagerado decir eso con una platica de cinco minutos pero fue lo que sentí. Fui a todas las reuniones esperando verlo pero él ya no llegó y no volvimos a hablar. Desde entonces lo observé disimuladamente sin esperar nada a cambio, nada aparte de la felicidad que me daba ver sus ojos, su sonrisa, sus gestos aún si nada de eso era dirigido a mi. Pasaron tres años y llegó el tiempo de iniciar la universidad ,ese domingo el Padre lo felicitó por su beca en otro país y yo sentí un hueco que me perforaba el estómago, tal vez no volvería a verlo y sentí que la esperanza de estar con él se terminaba. Cómo es posible que duela tanto perder algo que nunca se tuvo?
Pasaron 8 años desde la primera vez que lo vi, 5 desde la última.
Un día de octubre me levanté especialmente emocionada, me vesti y me arreglé con esmero porque sentía que iba a ser un gran día en mi nuevo trabajo. Llegué y justo a la hora apareció su rostro entre los accesorios de tecnología, era él, lo vi y me vio. Sentí que el corazón se me salia por la boca y le dije a mi amiga "ese es el muchacho que me gustó desde siempre" luego caminó cerca de nosotras y lo vimos alejarse nos reímos un poco porque llevaba zapatos diferentes. Me movi al área de computadoras por si él regresaba o por si lo veía y así fue.
Estaba de pie y lo vi caminar hacia mi sentí unas tontas ganas de reírme de puros nervios tuve miedo de que no me hablara pero lo hizo. Me saludó con un beso y dijo:
"Hola"
"Hola"
"Cómo estás?"
"Bien y vos?"
Así inició la conversación, hablamos de su dedo lastimado, de nuestras familias, de nuestros estudios y trabajo, luego de unos minutos se despidió y nos dimos un beso pero a último minuto me dijo:
-me das tu número de teléfono- yo se lo di y nos dimos otro beso de despedida. A los 5 minutos me escribió, hablamos desde ese día y me invitó a salir al siguiente día un sábado, yo podía pero le dije que no. Tenía miedo porque sabía lo que él significaba para mi. Al final acepté salir con él mi día libre, acordamos ver una película en el cine pero no logramos ponernos de acuerdo así que me ofreció ver una de nuestra elección en su casa y yo no pude decir que no. Compramos helado para mi mala suerte eligió el único que no me gustaba pero que era su favorito "vainilla galleta" no le dije nada y acepté su elección, no lo sabía entonces pero desde ese momento todo sería así, yo pondría sobre todo sus gustos, intereses, elecciones y sentimientos. Llegamos a su casa y vimos jurassic world o por lo menos una parte, en medio de la película me abrazó y el corazón me dio un salto pero me quedé inmóvil por nervios y porque me agradó que lo hiciera luego de eso me besó y en ese momento supe que estaba total e irrevocablemente perdida.
Seguimos saliendo, pasando prácticamente todo el día juntos y cuando no lo estábamos nos la pasábamos hablando, a la semana nos hicimos novios un 26 de octubre. Fuimos novios un año el más perfecto de mi vida, había esperado tanto por esto, pero le dieron un trabajo en otro país y yo lo apoyé porque sabía que era lo mejor para él pero supe desde ese momento que ese trabajo significaría perder Lo y así fue. Estuvimos juntos dos meses más, pero los celos, la falta de tiempo, los malos entendidos hicieron lo suyo. Me dijo que no quería lastimarme y que no estaba seguro de poder ser fiel por eso prefería terminar aún queriéndonos y no después con resentimiento también me dijo que el trabajo era muy pesado (y era cierto) y que quería cumplir todas sus metasolicitudes que esta seguro que soy la mujer con la que se quiere casar en un futuro y que me va a buscar. No hablamos desde entonces y ahora que voy a irme para otro país y que ha pasado un mes me escribió para decirme que me quiere, que no lo olvide,y que en un futuro espera que nos encontremos.
No sé que hacer, me duele esto. Una parte de mi quiere olvidar y superar todo pero otra parte quiere estar con él. No sé cómo olvidarlo, como dejar de sentir esto que sentí desde los 13 años por el que pensé era el amor de mi vida.