Ser la otra no es fácil.

Bueno comienzo con mi historia.. Iré al grano.. Todo comenzó cuando comienzo a trabajar en una empresa de producción bastante grande.. Hubo una temporada donde comienzan unos encuentros deportivos en otra ciudad, en ese viaje conozco a Juan, uno de los jugadores, en realidad no lo conocí, lo determiné. Creo q en ese momento que nos miramos paso algo, algo distinto, yo lo mire distinto y él a mi. Digo así porque ya sabíamos uno del otro pero nunca nos vimos de esa manera. Después de eso él busco mi número, me llamo comenzamos a hablar. Todo muy lindo hasta aquí, resulta que él vivía con alguien, su esposa, concubina, novia, como le quieran decir, vivían juntos pero no se habían casado. Yo siempre lo supe, claro, ella también trabajaba en la empresa. Los tres trabajábamos ahí...
La verdad no me importo, él me gustaba mucho, y pues la verdad mi intensión era pasarla chevere y ya, sin complicaciones ni enamorarse ni nada de eso. Seguimos hablando por teléfono, me llamaba todos los días del mundo, cada 5 min. Todo hasta que nos vimos, salimos. Y paso lo que tenía que pasar por primera vez. No nos volvimos a separar, nos veíamos una o dos veces a la semana, él buscaba la manera de escaparse y yo de ir a donde me dijera, me gustaba mucho. En la empresa todo era mas complicado, no nos podíamos mirar, los chismes comenzaron a correr, y le llegaron a los oídos de Margaret, la esposa.
Ella ni corta ni perezosa, hablo con los dos, ella Juan y yo. Obvio nos reclamó, le negamos todo, y pues se lo creyó, o por lo menos se tranquilizó. Eso no nos separo a Juan y a mi. Cada vez nos uníamos mas. El decía que me quería, y que algún día él sabia que estaríamos juntos. Yo jamas le pedí que dejara a su mujer, no me quería meter ni ser una presión para él. Yo estaba muy clara, era la otra, y no quería que él sintiera que yo lo presionaba y la verdad quería que él la dejara por su propia voluntad. Siempre le hice saber que yo iba a estar ahí para él pase lo que pase, y él en varias oportunidades me lo preguntaba.
Todo iba bien, nos queríamos, y me fui adaptando a su manera, a su tiempo, ya sabia cuando él me podía llamar cuando no, todo. El era especial, a pesar de que no me daba muchas cosas, él poco tiempo que pasábamos juntos era oro, me hacia sentir tan querida, tan protegida, tan importante para él.
Pero no todo es tan color de rosa, seguían los chismes y los problemas con su esposa. Y a raíz de todo eso, ya no nos veíamos tan seguido, todo fue cambiando, casi no me llamaba, lo único que si le exigía a él era que me llamara una vez al día, pasaban días hasta semanas que no sabia de él... Hable con él, le dije que eso no me gustaba que por favor, que me sentía sola, que estaba luchando contra todo yo sola. Parecía que entendia, por algunos días, después volvía a lo mismo. Ya al cabo de 8 meses de relación tome la decisión que tuve que haber tomado hace mucho, terminarlo, pero no podía señores, me había enamorado como una estúpida.
Sufri muchísimo con su actitud, llore como jamas había llorado en mi vida, le aguante cosas que jamas pensé aguantarle a alguien.
Al fin, lo termine, 8 meses y 4 días. Le mande un msj diciéndole todo.
Ya han pasado dos meses de eso, y no se de él. Ni siquiera me respondió ese mensaje donde lo dejaba. Lo veo todos los días en él trabajo, de lejos. A veces con ella, otras sin ella. Me dicen que él no me busco mas porque esta embarazado, ni siquiera se con quien. Pero esta embarazado.
Me ha dolido, si duele señores, pero seguí adelante, no me morí. Cada vez que pienso todos los momentos que vivimos, me dan muchas ganas de llorar.
Por otra parte señores, yo estoy conociendo a alguien. De él no voy a contar mucho. Pero me alegra un poco él día.
Quiero que con mi historia vean que no todo lo que brilla es oro, y que no todo él mundo que dice que te quiere es verdad, eso sin contar con él hecho de ser la otra. No trae nada bueno, pero no juzgo a las personas que pasan por lo mismo, las entiendo. Solo tengan mucho cuidado. Quieranse. Un beso. Esperó les guste mi historia..