Leccion de Vida

Las diferentes circunstancias de la vida nos permiten aprender ciertas cosas de la vida, las personas que generalmente llegan a la vida es por alguna razón que al final de cada historia sabremos el porque, obviamente hay personas que no quisiéramos que se vayan de nuestra vida, pero el hecho de aferrarse a algo o alguien no es para nada sano, ni bueno para la vida de nadie, eso lo entendí después de muchos años de dejar ir la vida por una persona. R... mi novio de la adolescencia cuanto tiempo dejé que él influyera en mi vida, tenía intentos fallidos con personas con las que iniciaba relaciones pero siempre esperando un parecido o algo que me llevará siempre a él, pues como nadie es como nadie, todos y cada uno de nosotros somos únicos, eso nunca iba a pasar por diferentes razones, el ya había tomado la decisión de casarse y seguir su vida a pesar de decir siempre que me amaba que yo era el amor de su vida y no se que, siempre apareciendo en mi vida en cada relación que iniciaba el estaba allí. Hasta que llegó un momento que ya no lo consideré justo seguir en ese circulo vicioso que no me estaba permitiendo seguir con mi vida, fue allí donde decidí que ya no mas, entendí que dependía de mi hacerme cargo de mis propias emociones y concentrarme en seguir con mi vida, había conocido alguien bueno en mi vida, G..., ENTENDÍ QUE HAY COSAS QUE HAY QUE DEJAR IR PARA PODER RECIBIR ALGO NUEVO Y BUENO, QUE HAY COSAS Y PERSONAS QUE YA NO DEBEN SEGUIR EN NUESTRAS VIDAS PORQUE YA PERTENECEN A OTRA HISTORIA, así lo entendí en ese momento y fue bueno, inicié una maravillosa relación con él, decidimos compartir la vida hasta el final de nuestros días, decíamos y en verdad así lo creí, pensé sería para siempre, me olvidé ya de mi pasado y me concentré únicamente en el, incluso dejé de hablarles a mis amigos para que no se sintiera mal, dejé muchas cosas como digo pero lo que si no dejé es mi trabajo era prioridad, viajes, por semanas, larguísimas jornadas de trabajo, y lo más grave una vida sexual pobre por mi problema vivido hace tiempo y tanto dolor causó a mi vida, el trataba de entender que no era falta de amor era una parte de mi vida que no había sanado, y claro es un tema que postergaba para después como iba estar con él, el resto de mi vida, según yo tenía todo el tiempo del mundo para ocuparme de eso cuando tuviera tiempo, menos trabajo. Nunca pensé, jamás me imaginé que alguien se metería en mi relación, alguien que analizaba cada detalle para poder involucrarse con mi compañero de vida y lo hizo, cuando tuvo las pruebas me lo hizo saber de la manera mas cruel que alguien puede hacer saber una mala noticia, nunca la conocí, nunca supe quien era pero era evidente que me odiaba, sin ninguna razón, pero fue así.
Caí en una terrible depresión bajé como 30 libras, se me fue la vida con ella, el sueño, el hambre, tanto dolor, pero había que DEJARLO IR no había otra forma, para que iba a forzar algo que ya había terminado, si lo hacía era peor ya no había arreglo con esa historia, aprendí, QUE NADA ES PARA SIEMPRE, QUE EL ESPERAR O DEJAR PARA DESPUÉS TAL O CUAL SITUACIÓN NO TIENE SENTIDO, LA VIDA SE VIVE EN EL MOMENTO EN EL AHORA. Pensé en ese momento que si hubiera sabido que solo era por un tiempo mi historia con el, hubiera disfrutado mas, mas besos, mas abrazos, mas te quieros, pero no lo hice, y la culpa, mi culpa de haber dado prioridad a otras cosas como a mi trabajo, tantas cosas, cuanto dolor.
Nunca se sabe cuando será demasiado tarde, por eso vuelvo a insistir que hay que vivir el presente, nada debe ser postergado.
De nuevo recomenzando mi vida, decidí en ese tiempo sanarme física y emocionalmente, así lo hice, hasta me sometí a una operación que igual había postergado, largas terapias psicológicas para sanar mi alma, mis traumas y mis dolores. De esa manera lavándome con todas las lágrimas que pude haber derramado, no sabré cuanto, solo sé que fue demasiado, pero necesario.
Había pasado un poco mas de un año para conocer a alguien que hace mucho había deseado conocer, lo consideraba bueno y noble. Pensé en el tiempo, en el momento no sabía cuanto duraría mis momentos con el, quizá el no lo notó no supo que en cada abrazo en cada beso ponía mi corazón, pues no sabía por cuanto tiempo lo iba a tener conmigo. Para el como me lo dijo alguien solo era una conveniente situación nada más, lo más seguro es que fuera cierto, pero bueno aún así mientras lo abrazaba pensaba que seguramente podría ser el último, y me ponía triste la verdad, hablaba con Dios y le decía que fuera lo que fuera me diera valor para seguir con lo que me tocaba seguir. Llegó el momento simplemente el decidió seguir con su vida, con sus objetivos, sus sueños, en los cuales yo no estaba incluida por su puesto tal cual como me lo dijeron en algún momento, bueno ya era el momento de dejarlo ir, fuera lo que fuera, que siguiera su camino, esas lecciones ya las sabía de memoria para ese tiempo, pero no dejaban de doler.
Camino a mi casa pensaba y de alguna manera como un reproche con Dios le decía otra vez con mis manos vacías, cuantas veces más, las lágrimas que nunca fallan pero siempre alivian un poco el dolor, así se lava el alma. No sabía que una personita crecía dentro mio, esa era una parte de la historia con la que no contaba. Tuve que decirle pero nada cambio, es más ni supe en que momento partió, el fue en busca de su felicidad supongo.
Hoy con un nuevo propósito de vida, lloro menos, trato de ser feliz cada día ya somos dos, tengo que pensar no solo en mí, habló con mi bebé y le digo que todo estará bien que será un ser muy muy amado mas de lo que se imagina, estamos creciendo cada día que pasa.